Colores amarillos pálidos con matices intensos. En nariz destaca por la intensidad y la concentración. Podemos encontrar notas de membrillo, orellana, miel, y si lo dejamos reposar en copa nos llega a salir vainillas, almendra tostada, caramelos, etc. En cambio en boca se presenta fresco, con una entrada golosa, densa y una acidez que le acompaña durante todo su recorrido dónde al final de boca nos predominan los aromas más caramelizados.

Este es un vino que nos ayuda a acompañar platos que un blanco joven o semi crianza le sería más difícil. Por ejemplo, pescados azules guisados, o acompañados con salsas y cremas. También podemos acompañarlo con carnes blancas como pollo, conejo asados al horno. A la vez es un muy buen compañero para todos aquellos quesos curados.

uvas

100% Xarel·lo

barril

Fermentado en barrica de roble francés (9 días) y dipósito de acero inox (12)

copa

Pescados azules guisados, carnes blancas y quesos curados.